Amar, saber amar de manera honesta e inteligente, es el mejor recurso que podemos enseñar a nuestros hijos. No solo para llegar a ser personas felices sino para ser personas inteligentes, proactivas y resolutivas.  Amar implica respeto. A sí mismos. A los demás. Empatía. Pensamiento abstracto. Priorización. Planificación. Saber ver “lo invisible”. Optimismo. Pensamiento divergente. Detección de errores y perdón…
Enseñar a amar (que no es lo mismo que amarlos) y amarse no suele estar en el proyecto educativo de muchos padres y debería ser el primero. Enseñar a nuestros hijos a amar la vida, las hormigas y el sol. Amar al que se equivoca y amarse si se equivoca. Derrochar besos, caricias y abrazos. Palabras de gratitud, palabras de profundidad, conversaciones trascendentales desde que dicen su primera palabra. Pero para enseñarles, debemos aprender a amar así.

Elena Roger Gamir
Pedagoga – Solohijos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s