Las promesas de Dios también son para Musulmanes

 

Ali viene de una reconocida familia musulmana devota en Jerusalén. Durante toda su vida, Ali quiso ser un buen musulmán religioso. Quería agradar a Alá.

Cuando tenía 11 años tuvo un sueño. En su sueño vio una luz rodeada de gente cantando. Un hombre estaba en la mitad del círculo, pero la luz era tan brillante que Ali no podía distinguir su rostro.

La mañana siguiente fue donde su madre emocionado para contarle su sueño. Su madre, estupefacta, le contó a su padre, quien lo envió a la mezquita para hablar con el jeque. El jeque no tenía una explicación completa pero dijo que era un sueño muy especial y que significaba que Ali se había convertido en el amado del Profeta Mahoma y que se le garantizaba que iría al cielo.

Ali continuó esforzándose para ser un buen musulmán – yendo a la mezquita y orando a diario. Un día trabajando como taxista, fue confrontado por una mujer amigable cerca a la Antigua Muralla de Jerusalén quien estaba entregando libros. Tocó la ventana de su coche para obtener su atención, sonrió, y le entregó uno de sus libros – la Biblia.

Aunque siempre se le enseñó que la Biblia es un libro corrupto, prohibido para los musulmanes, no pudo convencerse de deshacerse de ella. Durante este mismo tiempo comenzó a estudiar más acerca del islam, pero no encontró las respuestas satisfactorias que buscaba. De alguna manera, las oraciones diarias y el sólo “ser bueno” ya no le parecían suficiente. Quería conocer más sobre la persona de Dios, y el significado de su vida. Ante todo, quería una garantía que iría al cielo después de morir.

Comenzó a indagar más a fondo acerca del islam; leyó libros sobre la vida de Mahoma y el Corán. Sin embargo, cuanto más profundizaba, más problemas y contradicciones hallaba. Esto lo llevó a creer que el islam sunita [la religión de los palestinos] no debe ser el camino correcto. Incluso el profeta Mahoma no le garantizó el cielo a nadie.

Entonces decidió comenzar a investigar el islam chiíta. Tal vez las respuestas estaban ahí. Buscó libros explicando el islam chiíta en librerías locales en Jerusalén, pero no pudo encontrar ningún material en los territorios palestinos donde vivía. Entonces decidió viajar a Jordania, donde viven su tía y tío. Sabía que eran personas buenas; tal vez ellos tenían respuestas.

A medida que hablaba con sus familiares, comenzó a compartir sobre su recorrido, buscando la verdad. Para su desilusión, su tío le dijo que la religión chiíta no era la respuesta. Pero entonces su tío le dijo que conocía a alguien que podía responder sus preguntas. Ali hizo planes inmediatos para conocerlo.

Conoció a Yosef, un profesor que le pidió a Ali que primero se sentara y escuchara su propia historia. Luego, al final, si Ali tenía alguna pregunta él la respondería. Yosef comenzó a contarle sobre la creación, y le dio un recorrido por las páginas de la Biblia – ¡hasta la segunda venida de Jesús!

Al final de la reunión, ¡Ali estaba sin palabras! ¡Finalmente todo tenía sentido para él! El profesor había respondido todas sus preguntas.

Ali regresó a la casa de sus tíos y se fue a su habitación a orar. Cerró la puerta y comenzó a preguntarle a Dios, “¿Quién es la persona correcta a la que debo seguir: Jesús o Mahoma?” Mientras que estaba orando tuvo una visión. Vio a una mujer aterradora y experimentó un temor que nunca había conocido antes. Lo describió como si hubiera descendido al infierno. Un hombre vino desde atrás de la mujer como queriendo advertirle, y Ali comenzó a clamar, “ DIOS, DIOS, DIOS…” y luego sin darse cuenta, se le escapó de sus labios, “¡JESÚS!” En el momento que dijo el nombre de Jesús, los personajes desaparecieron y entonces supo que Jesús es verdaderamente el Hijo de Dios. Sintió una calidez en todo su cuerpo y fue llenado con un gozo que nunca había sentido antes.

A la mañana siguiente, Ali le contó a sus tíos la experiencia que había tenido. Su tía comenzó a llorar – ella y su tío también se habían vuelto creyentes, y habían estado orando para que su familia en Israel creyeran. ¡Esto era un milagro y una oración contestada!

Llamaron a Yosef, quien vino a orar con Ali, ¡y lo llevó a una iglesia para conocer a otros creyentes y a celebrar! En la medida que se acercaron a la iglesia, Ali escuchó la melodía familiar de una canción. Tuvo un ‘flashback’ (reviviscencia) al sueño del hombre resplandeciente cuando tenía 11 años. Esta era la mismísima melodía que él había escuchado en ese entonces. Y entendió que esta canción le pertenecía a Jesús, no a Mahoma.

La felicidad y emoción que sintió a partir de su sueño de la niñez fue una revelación del Dios Verdadero. Y sintió la misma felicidad a medida que entraba a la iglesia y comenzó a adorarlo por primera vez.

Sintió de nuevo un gozo indescriptible. Entendió que estaba en la presencia de Dios. ¿Pero qué debería hacer cuando regresara a Jerusalén? ¿Cómo podría encontrar otros creyentes en su pueblo natal?

Cuando se preparaba a salir de la reunión, un hombre sentado al lado de él se le presentó. Se daba el caso que conocía a alguien del área de Ali que ministra a los creyentes árabes. Ali fue conectado rápidamente con líderes cristianos en Jerusalén que lo discipularon y bautizaron en Israel. Actualmente, continúa caminando con el Señor.

Desde que se volvió creyente, su familia no entiende ni apoya su decisión. Sin embargo, él ahora ve la vida de una manera totalmente diferente. En vez de estar lleno de odio y duda, siente amor por todos y tiene la paz de Jesús en él. Aunque sus circunstancias son difíciles, ¡el amor de Dios irradia por medio de él y su gozo es un testimonio a todos los que lo rodean!

Liz Goldstein

Maoz Israel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s